SPOILER: Este post puede contener girasoles.

GIRASOL: Helianthus annuus, llamado también comúnmente, calom, jáquima, maravilla, mirasol, tlapololote, maíz de teja, acahual (del náhuatl atl, agua y cahualli, dejado, abandonado) o flor de escudo (del náhuatl chimali,escudo y xochitl,flor). Es una planta herbácea anual de la familia de las asteráceas, originaria de Américay cultivada como alimenticia, oleaginosa y ornamental en todo el mundo. (Gracias Wikipedia)

Pues sí, este post está dedicado a los girasoles. Podría haberlo dedicado a las coles de Bruselas o a la opinión mundial sobre el Diplodocus, pero no.

Aquí sólo hay simples y majestuosos girasoles.

Contrariamente a lo que puedas pensar, no miran al Sol durante toda su vida, es más, cuando ya no son jóvenes pasan del Sol.

No les gusta todo el espectro de luz, ¡lo que les gusta es la luz de color azul!

Las semillas no se disponen al azar, sino que siguen un patrón numérico.

La historia de las fotos:

Un buen día mis amigos Alexandra y Fran me invitaron a unirme a un evento llamado “Alerta-Ovni” en Gerena (Sevilla). El nombre del evento es tan rimbombante como decepcionante: ni se vieron ovnis, ni mucho menos se dignaron a abducirnos para perpetuar la especie en otra galaxia.
Ese evento no es más que una reunión nocturna (y en el campo) de buenos amigos aficionados a los sucesos paranormales donde, dicho de paso, me lo pasé muy bien.
Es extraño estar en medio de un campo de girasoles cuando precísamente no hay sol. Es como separar dos conceptos que de alguna forma en la mente siempre van unidos y a uno de ellos atribuirle la antítesis del concepto al que estaba unido antes.
Entre la sugestión, el silencio, y el no estar acostumbrado a estar de noche en un sitio como aquel, se hacía extraño.
Fue un poco complicado hacer fotografías de larga exposición sobre un trípode baratucho asentado en terreno blando y con linternas para dar luz a la escena.
Me gustó tanto fotografiar girasoles que otro día tomé más fotos en un campo justo al lado del cementerio provincial, pero esta vez desde la tranquilidad de la luz diurna. ¡Realmente mereció la pena!


  • foto-alex-full

  • foto-abeja-full

  • foto-girasol-full

  • foto-fibonacci-full

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *